Páginas

17 de agosto de 2016

Morir no es tan fácil

Una sala de disección de cadáveres donde Patrick, un joven con síndrome de Asperger, estudia anatomía.

Otra sala, esta vez la de un hospital, donde personas en coma yacen ni vivos ni muertos, como varados entre dos mundos.

Un enfermo en coma que ve el mundo a su alrededor pero no tiene forma de comunicarse con él.

Tracy, una enfermera pechugona e interesada que solo busca pescar un buen marido (léase «rico») entre quienes acuden a visitar a sus familiares en coma.

La espiral de alcoholismo en el que una madre, la de Patrick, lleva años sumida.

Y un cadáver que intenta «gritarle» a todo el mundo que en realidad murió asesinado.

Hay que admitir que la trama no parece muy alegre, pero en realidad Belinda Bauer aborda estos temas tan delicados con un fino humor macabro a través de varias voces que dotan a la narración de gran dinamismo: la inocencia y franqueza de Patrick, que tiene Asperger y pretende utilizar las clases de anatomía para ver qué hay más allá de la muerte; el miedo de Sam, que acaba de despertar del coma y se pregunta quién es esa mujer que llora a los pies de su cama; el ombliguismo de Tracy, una enfermera poco interesada por los enfermos, pero que saca hasta su última arma de mujer para conquistar a ese pobre hombre que llora a su mujer en coma; Sarah, la madre de Patrick, que no tiene fuerzas para levantarse cada mañana de la cama y enfrentarse al día a día con su hijo. Y Meg, compañera de Patrick en las clases de anatomía que hace todo lo posible para acercarse a él pese a las reticencias del chico a todo contacto físico o emocional.

Este libro me tocó en un concurso (vamos, que se presentó en mi lista de pendientes sin haberlo elegido yo), y lo único que sabía de él era una cita que había en la contra: «Desde el principio tendrás la sensación de estar leyendo algo completamente nuevo». Yo pensé que eso estaba por ver —los departamentos de marketing siempre están ahí tratando de hacer su trabajo—, pero me he llevado una sorpresa al ver que la historia sí tiene un punto original. Quizá no por el tema del Asperger (esta novela se ha comparado mucho con El curioso incidente del perro a medianoche), pero sí por el tema de la sala de disecciones y la sala de los pacientes en coma.

Se trata de una novela de misterio cuyo trasfondo es la comunicación, o más bien la falta de ella: Patrick tiene problemas para entender a los demás y, lo que él ve lógico, para quienes lo rodean no lo es tanto. Sam es un paciente en coma en buen estado mental, pero incapaz todavía de hablar y preguntarle a alguien todas las dudas que le asaltan desde que se despertó del coma. La madre de Patrick apenas se comunica ya con él, y a su hijo le exasperan las continuas obviedades que ella dice cuando trata de entablar conversación. Y la propia evolución de Patrick, que poco a poco sale de su cascarón, aprende a interpretar las reacciones de los demás y siente por primera vez los subidones de adrenalina que le da estar viviendo por primera vez.

Por otra parte, no olvidemos que la novela se desarrolla en buena parte en una sala de disecciones y no se corta en dar detalles, con lo cual quizá algunos fragmentos no sean del agrado de todo el mundo. No obstante, hay que decir que están narrados con ese fino humor macabro que comentaba antes y por eso se hacen más digeribles. En ese sentido, este es el tipo de libro con detalles gore pero un trasfondo en cierto modo amable que me hubiera encantado leer con 17 años.

Mi impresión final ha sido muy positiva: me lo he pasado muy bien con esta lectura. Una pega es que quizá el malo confesó con demasiada facilidad (no me pareció del todo bien hilada esa parte), y lo mejor del libro es sin duda el final, donde aparecen un par de vueltas de tuerca que no vi venir para nada y me dejaron con la boca abierta. ¡Sobre todo el final de la historia de Tracy Evans!

Por cierto, la traducción de Julia Osuna y la edición de Roca Editorial son muy buenas. Me suelo fijar mucho y me han encantado muchos de los giros de vocabulario que han escogido. Siempre es de agradecer y es justo reconocerlo cuando las editoriales hacen bien su labor.


2 comentarios:

  1. Me parece algo novedoso- no ha mentido los de marketing esta vez. Me llevo el título apuntado.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado. ¡Espero que lo disfrutes! :) Abrazos.

      Eliminar

¿Qué opinas?