Páginas

16 de agosto de 2015

Circle of Friends

El libro ideal para una tarde de invierno, té en mano, con lluvia ahí fuera, mientras lees página tras página sobre las aventuras de las que podrían haber sido tus mejores amigas en la universidad. Eso es lo que significa Círculo de amigos para mí. Hallé el libro desvencijado en una tienda de baratillo de Irlanda en 1997 (tiene la fecha impresa en una de las páginas). Era mi eterna relectura pendiente, pues recuerdo que me gustó cuando lo leí y comulgué mucho con la película también, y sin embargo no recordaba casi nada de la trama. Así pues, por fin este verano le hice el hueco. Como suele pasar con mis relecturas, no me decepcionó en absoluto; es más, compré un par de ejemplares para regalar porque deseaba que otras personas disfrutaran con esta historia como lo había hecho yo.

La trama gira en torno a Benny Hogan y su mejor amiga, Eve Malone, que salen por primera vez de su pueblecito irlandés para acudir a la universidad y conseguir la ansiada independencia y libertad. Allí conocen al carismático Jack Foley, un guapísimo y encantador estudiante de derecho, y a Nan Mahon, cuya intención es escapar de sus orígenes humildes a través de un buen matrimonio. Las historias de todos ellos se entrelazarán a medida que luchan por conciliar sus orígenes católicos con las sensaciones adolescentes que están empezando a despertarse en sus cuerpos. 

Es increíble la capacidad que tiene Maeve Binchy de perfilar los caracteres y detallar las emociones por las que pasan cada uno de los personajes de este libro, de manera que el lector acaba entendiendo los motivos que hay detrás de las acciones de todos ellos, buenos y malos. Además, es un libro que hace valorar muchísimo a esos amigos con los que somos como uña y carne desde hace años. Lo que más me gusta del libro es el desenlace, pues las innumerables tramas que abre la autora por fin confluyen y se resuelven y, además, la autora opta por no ofrecernos un final edulcorado, sino uno tremendamente realista que nos deja, de todos modos, una sonrisa en la boca…

9 de agosto de 2015

Un saco de huesos

Perder al amor de tu vida de la noche a la mañana: eso es lo que le ocurre al aclamado escritor Mike Noonan. Su mujer, Jo, se despide de él un día para ir un momento a la farmacia y a la pescadería, y la siguiente vez que sabe de ella es al recibir la llamada de la policía para que acuda a identificar su cadáver. Muerte natural; un ataque en plena calle. Atónito e inmerso en su dolor, Mike hace ese día otro descubrimiento: su mujer acababa de adquirir en la farmacia un test de embarazo. Otros indicios le hacen pensar que Jo, con quien parecía tener la relación perfecta, le escondía secretos y podría haber llevado una vida paralela.

Atormentado y de repente sumido en el bloqueo del escritor, Mike trata de hacer frente a la pérdida trasladándose a la segunda residencia que tenía la pareja, Sara Risa, para tratar de ahuyentar a los fantasmas. Paradójicamente, lo que hace es literalmente atraerlos todos hacia sí. Mike se da cuenta entonces de que no podrá salir de la casa hasta que no descubra la verdad de Sara Risa y el extraño vínculo que parece haber entre ella y la muerte de su esposa.

Otro magnífico libro de Stephen King, tan bien narrado de forma como de fondo que en todo momento mantiene al lector sumergido en el ensueño de la ficción. Me encantan los autores que son capaces de hacer eso, de escribir sin que se les vean los andamios. Este libro es King al más puro estilo, con una trama que engancha entremezclada con recuerdos del pasado y pesadillas que atormentan al protagonista. Una lectura perfecta para el verano que me entretuvo durante las tardes de agosto más calurosas. Uno de los aspectos que más me ha gustado del libro es la es la descripción que hace de los pequeños detalles que conformaban el matrimonio de Mike y Jo. Como ya me pasó con La mujer del viajero en el tiempo, al final la trama fantástica casi pasa a un segundo plano porque lo único que apetece es seguir leyendo el día a día de los dos protagonistas. Hay quien dice que Un saco de huesos tiene un toque más sentimental a lo largo de toda la narración de lo que acostumbran las novelas de King. A mí, en todo caso, no me ha parecido fuera de lugar.

Llevaba mucho tiempo sin leer a King y este libro ha hecho que se despierten en mí unas tremendas ganas de volver a sus mundos. Veremos...